El Dios que adoramos (Gerald Nyenhuis).


A diario oímos a muchas personas que suelen usar frases como: «Que Dios te lo pague», «Que Dios te bendiga», o «Si Dios quiere». Pero, ¿hay algo que Dios tenga que pagar? ¿Tiene Él que bendecirnos? ¿Y cómo podemos descubrir lo que Él quiere? Además, ¿por qué tratamos con tanta familiaridad a Dios? ¿Es que acaso lo conocemos en verdad? ¿Sabe usted las respuestas a esas preguntas?

De hecho, en la iglesia observamos con frecuencia que algunos cristianos tratan a Dios como si fuera cualquier persona, hasta con cierta irreverencia e irrespeto. Cristianos que dicen adorar a Dios y lo que hacen es usarlo a su antojo. Sin duda vale la pena conocer algo de Dios, a quien invocamos con tanta frecuencia en nuestras expresiones populares. Esta obra, El Dios que adoramos, se escribió para ayudarle a conocer mejor a Dios, lo cual es el mayor anhelo de todo aquel que cree en Jesucristo como Salvador. Por supuesto, esto es solo un vistazo de su gloriosa majestad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.