Que Mi pueblo adore.


El Señor Jesús fue tan claro con la mujer samaritana al decirle que Dios busca adoradores que le adoren en espíritu y en veracidad.

La adoración ha sido desde tiempos inmemoriales una de las más importantes practicas de los santos de antaño con el único objeto de venerar la grandeza de nuestro amado Dios.



Leer y descargar Aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.